jueves, 19 de abril de 2018

22 de abril Día Mundial de la Tierra

Nuestro planeta surgió hace más de 4500 millones de años y alberga a cerca de siete mil millones de personas. Su volumen total de agua contenida en ríos, lagos, hielo, océanos, atmósfera y subsuelo, es de 1.420 millones de kilómetros cúbicos aproximadamente. Actualmente alrededor de 25 mil ejemplares de animales y plantas están en peligro de extinción y cerca de 170 mil kilómetros cuadrados de bosques desaparecen anualmente. Eventos como los recientes incendios forestales ocurridos en la selva del Guaviare o el derrame de petróleo en la Lisama, Santander, son nefastos para el planeta y para la vida animal, vegetal y humana, cuyas consecuencias se vivirán por más de 20 años.
El Día Mundial de la Tierra se celebra desde 1970, cuando el  Senador estadounidense  Gaylord Nelson junto con la comunidad estudiantil conmemoró la importancia del planeta para presionar al sector público de EE.UU a tomar medidas de conservación. Desde entonces, habitantes de más de 200 países en el mundo, en esta fecha recuerdan el valor del lugar en que habitamos y por qué es importante preservarlo.
Caño Cristales, ubicado en la Sierra de la Macarena y declarado Patrimonio Biológico de la Humanidad, se encuentra amenazado por la proliferación de incendios en la zona aledaña.
Las Naciones Unidas reconocen que la tierra y sus ecosistemas son el hogar de la humanidad y para alcanzar el equilibrio entre las necesidades económicas, ambientales y sociales, es necesario promover la armonía con la naturaleza mediante algunas acciones mínimas que podemos aportar para hacer el cambio:
Apagar las computadoras de noche
Lavar la ropa con agua fría o tibia, No caliente
Usar menos servilletas de papel
Imprimir o escribir en hojas por las dos caras
Reciclar papel
Cerrar la llave mientras se cepilla los dientes, se lava las manos o se enjabona

Actualmente alrededor de 25 mil ejemplares de animales y plantas en el mundo están en peligro de extinción.
Enseñemos a los pequeños sobre el cuidado del planeta
Desde la más temprana edad, es una necesidad que los niños aprendan sobre la importancia de conservar el lugar y el planeta donde vivimos, que la buena salud de la tierra depende de nuestras actitudes frente al medio ambiente y que es necesario adquirir hábitos positivos, como por ejemplo:
- Evitar la contaminación de los campos, ríos y montañas, enseñándoles a no arrojar desechos ni basuras al suelo.
- Utilizar el agua con responsabilidad. Animarles a no malgastarla en sus juguetes.
- Montar un huerto, sembrar la tierra, irrigarla, cuidarla, para que los niños se den cuenta de que si cuidamos la tierra, ella nos dará frutos.
- Visitar una granja para que estén en contacto con animales.
- Ver documentales sobre la vida en los mares, en diferentes lugares del planeta, y aprovechar para charlar sobre cómo ayudar para proteger el medio ambiente.
Es imprescindible que los niños aprendan, de una forma natural y divertida, el valor que tiene el agua, la tierra, el aire, y lo importante que es para el planeta que no les contaminemos ni ensuciemos. Los padres y los profesores ejercen un importante papel en este proceso de concientización.



No hay comentarios:

Publicar un comentario