martes, 23 de enero de 2018

La contaminación invisible…¡La farmacéutica!

Cuando pensamos en favor del ambiente a lo que nos invita el sitio donde vivimos, con sus caminos peatonales rodeados de árboles y la vegetación de los jardines de cada conjunto residencial, nos viene a la mente el separar cartón de vidrio por ejemplo, y así reciclar. Es posible que no hayamos considerado que entre los contaminantes más peligrosos para la naturaleza están los productos farmacéuticos.
Siendo así, hagamos una lista mental de lo que más consumimos: ¿Acetaminofén? ¿Ibuprofeno? ¿Hipoglicemiantes? ¿medicamentos para los triglicéridos y el colesterol? Multipliquemos ahora por 4 personas por familia y por los apartamentos de Ciudad Salitre y encontraremos que somos grandes productores de desperdicios farmacéuticos.
Algún lector dirá que no lo es, porque desecha los sobrantes de los medicamentos en el lavamanos o en el sanitario y que los envases vacíos los envía al reciclaje de cartón, plástico y vidrio. He ahí el problema: los medicamentos son altamente peligrosos para el medio ambiente. 

¿Cómo pueden ser peligrosos para la naturaleza los desechos de los medicamentos?

  1. Los residuos de medicamentos que quedan adheridos a materiales que son reciclables, ya no se pueden reciclar. 
  2. Los residuos de los medicamentos son peligrosos y tóxicos para otros seres humanos que entran en contacto con éstos al estar separando de la basura materiales reciclables. 
  3. Lo son porque la gran mayoría no pueden ser transformados por la naturaleza, es decir por la tierra, las plantas y el aire. 
  4. Porque se acumulan en la naturaleza, es decir en la tierra, en las plantas y en el aire. Van a la tierra de la que se alimentan los árboles y en el lodo donde viven algunos animales.  Algunos componentes van al fondo de los ríos y otros se disuelven en el agua de riachuelos, lagunas  y mares. 
  5. Son peligrosos porque llegan a las fuentes de agua que luego servirán para beber y preparar alimentos. 
  6. Se han encontrado residuos de medicamentos en el agua mineral natural que luego va a ser envasada para ser bebida.
  7. No solamente son peligrosos por los sitios a donde llegan, sino por el número de medicamentos que se han encontrado: más de 500 tipos de productos diferentes contaminando el planeta. 
Entre los medicamentos que con mayor frecuencia se han detectado en la naturaleza están:  
Antiinflamatorios: diclofenaco, ibuprofeno, naproxeno.   
Para la Epilepsia: carbamazepina. 
Para la depresión: diazepam. 
Para el corazón y la presión arterial: Atenolol, propanolol.    
Para los triglicéridos: Bezafibrato. Desinfectantes como el triclosán y muchos antibióticos.

¿Cómo llegan los medicamentos a la naturaleza?

En primer lugar, a través de los residuos de las fábricas donde se producen los medicamentos. En segundo término, como resultado de los procesos de excreción de los seres humanos y de los animales que habiendo recibido medicamentos, eliminan parte de éstos en la orina y las heces que van como aguas negras a ríos y mares.
Y por último, por la forma inadecuada de deshacerse de los residuos y saldos de medicamentos, medicamentos vencidos y envases vacíos  por ejemplo en el lavamanos o directamente en el inodoro bajando la cadena. 

¿Qué efecto causan los residuos de medicamentos a los animales?

Se ha encontrado que  las hormonas afectan el sistema nervioso de renacuajos y peces lo mismo que a  su sistema reproductivo. Además, las hormonas pasan de los peces a los seres humanos cuando los ingerimos, recibiendo una carga hormonal que no necesitábamos. 
Daños en el hígado y en los riñones de los peces, feminización de peces machos, son otros dos ejemplos de las consecuencias. Ni qué decir de lo que han hecho los antibióticos en las bacterias, creando resistencia. 

Un muy buen  logro para la comunidad asociada alrededor de Asobel en Ciudad Salitre Oriental, en el 2018 es comprometernos a no ser agentes de contaminación farmacéutica, realizando unas acciones sencillas:

1. Reúna en una bolsa todos los envases y empaques de medicamentos vacíos, vencidos y a medio usar de su hogar: frascos, blísteres, sobres, etc.
2. Llévelos a un punto azul, el cual consiste en un recipiente de este color ubicado en varias droguerías de cadena donde se recogen. En nuestro sector tenemos el punto azul de Farmatodo de la Avenida Esperanza.

3. La red de puntos azules de la ciudad coordinados por la ANDI con el compromiso de los laboratorios farmacéuticos, recogerá y realizará el proceso de destinación final en contenedores que no contaminarán la tierra, ni las fuentes de agua y preservarán la vida animal y por tanto ¡la nuestra!



Rosemary León Buitrago/ Química Farmacéutica
Residente en el Conjunto El Refugio
rosemaryleonb@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario