viernes, 7 de julio de 2017

¡Gracias, María Elena! Tu siembra seguirá dando frutos

El oficio más hermoso del mundo es el del sembrador. Durante varios años realizaste tu trabajo de manera paciente, casi silenciosa, pero con la fuerza y pasión que solo exhiben quienes están seguros de su siembra.
 
Y los frutos se han visto. Tu nombre es sinónimo de gestión, dedicación y entrega decidida a la comunidad, en especial al grupo de personas en proceso de envejecimiento y vejez que han tenido, gracias a tu esfuerzo, la oportunidad de seguir creciendo para confirmar su importancia y sabiduría en cualquier tiempo y lugar.
 
Todos y cada uno de los que fuimos testigos y partícipes de tu trabajo, estamos convencidos que la palabra «gracias» resulta insuficiente para destacar tus esfuerzos y acciones en procura de una mejor calidad de vida para nuestra gente.
 
Por esta razón, ASOBEL, los miembros de las juntas directivas entrante y saliente, la Gerencia, la Asistente de Gerencia y las unidades motorizadas de la Asociación; nos hemos propuesto rendirte un homenaje que siempre resultará escaso, pero que se convierte en un reconocimiento al tiempo que has invertido, a todo lo que nos has enseñado y al ejemplo que siempre nos otorgaste con rectitud y generosidad.
 
Hoy, cuando has decidido retirarte por un tiempo, queremos pedirte que nunca dejes de participar y esperamos que a tu regreso, te reincorpores con todo ese entusiasmo que te caracteriza, para que continúes liderando las actividades que dejaste sembradas y que hoy son instituciones en nuestra comunidad.
 
María Elena… ¡Gracias! Nuestra gratitud sale de la admiración y del respeto. Te esperamos pronto de regreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario