martes, 7 de marzo de 2017

Culturita

La angustia puede ocasionar reacciones inconvenientes. Este fue el caso de un residente de Ciudad Salitre Oriental, quien se acercó a una droguería para solicitar un servicio de urgencia.
 
La imposibilidad de ofrecerle el servicio, produjo una reacción airada del ciudadano, quien rompió el vidrio de uno de los mostradores del establecimiento comercial. Las unidades motorizadas de ASOBEL fueron alertadas y después de recibir la información, ubicaron al ciudadano en la Calle 22B con Carrera 57.
 
El residente, muy alterado, contó que acudió a la droguería a solicitar un domicilio de inyectología para un pariente muy enfermo, pero en ese momento, la droguería no contaba con el servicio. Entonces, desesperado, rompió el vidrio y salió del lugar. Un poco más calmado, se comprometió con las unidades de ASOBEL a pagar el vidrio roto pero después de solucionar la emergencia de su familiar enfermo.
 
Posteriormente, los motorizados de la Asociación acudieron a la droguería para suministrar la información del ciudadano.  Unos días después, en compañía del Tercer cuadrante de la Policía de Teusaquillo y de las unidades de ASOBEL, la representante de la droguería acudió al domicilio del residente, quien finalmente no respondió por el daño ocasionado… ¡El que rompe, paga!
 
Payasos vándalos
 
Gracias a la información del equipo de seguridad de San Sebastián de los Andes, las unidades motorizadas de ASOBEL acudieron a la avenida de La Esperanza con Carrera 60, lugar en el que unos saltimbanquis ubicados en el semáforo, decidieron pintar con mamarrachos los andenes y el separador de la vía.
 
Al constatar la situación, los motorizados procedieron a llamarles la atención y retirarlos del sitio, con el apoyo de dos miembros de la Policía Nacional que pasaban por el lugar. 
 
Es enorme el esfuerzo de la comunidad, y de las autoridades, para conservar el mobiliario y la infraestructura en condiciones aceptables de aseo, para que unos vándalos desocupados vengan a dañar el patrimonio de todos… ¡Qué culturita!
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario